PATIVILCA
GLORIOSO PATRON "SAN JERONIMO"
HISTORIA
NOTICIAS
POESIA
GLORIOSO PATRON "SAN JERONIMO"

Imagen
 
Jerónimo, al retirarse al desierto de Calquis, lleva consigo libros profanos y religiosos, pero quiere dedicarse al estudio de los textos sagrados. Hace penitencia en la soledad de Calquis durante cerca de cuatro años. Lo acompañan los animales y el asfixiante calor. Ayuna, se castiga, sufre tentaciones: a veces le parece ver delante de él las danzas de las bailarinas romanas.
Para frenar su imaginación desbordante, el deseo y las pasiones se dedica a aprender el hebreo con un monje que había sido judío. Esa lengua lo desvela, le cuesta trabajo, le desagradan sus sonidos, pero así logra alejar los malos pensamientos.

Entonces ocurre el episodio del sueño. Durante una enfermedad, Jerónimo tuvo una fiebre muy alta. En el delirio se ve frente al trono de Jesucristo. El juez le pregunta quién es, él responde que es un cristiano. Le dicen que miente, pues en realidad es ciceroniano, porque donde está su tesoro también está su corazón. La vivencia lo conmueve tan hondamente que se fortalece en él la necesidad de hacer penitencia y purificarse.

Se cuenta que una noche de Navidad, después de que los fieles se fueron de la gruta de Belén, el santo se quedó allí solo rezando y le pareció que el Niño Jesús le decía: "Jerónimo ¿qué me vas a regalar en mi cumpleaños?". Él respondió: "Señor te regalo mi salud, mi fama, mi honor, para que dispongas de todo como mejor te parezca". El Niño Jesús añadió: "¿Y ya no me regalas nada más?". Oh mi amado Salvador, exclamó el anciano, por Ti repartí ya mis bienes entre los pobres. Por Ti he dedicado mi tiempo a estudiar las Sagradas Escrituras... ¿qué más te puedo regalar? Si quisieras, te daría mi cuerpo para que lo quemaras en una hoguera y así poder desgastarme todo por Ti".
El Divino Niño le dijo: "Jerónimo: regálame tus pecados para perdonártelos". El santo al oír esto se echó a llorar de emoción y exclamaba: "¡Loco tienes que estar de amor, cuando me pides esto!". Y se dio cuenta de que lo que más deseaba Dios que le ofrezcamos los pecadores es un corazón humillado y arrepentido, que le pide perdón por las faltas cometidas.

Al morir el papa Dámaso, Jerónimo no fue considerado como posible sucesor, por su intransigencia con los cristianos menos celosos.

Sus altos cargos en Roma y la dureza con la cual corregía ciertos defectos de la alta clase social le trajeron envidias y rencores (Él decía que las señoras ricas tenían tres manos: la derecha, la izquierda y una mano de pintura... y que a las familias adineradas sólo les interesaba que sus hijas fueran hermosas como terneras, y sus hijos fuertes como potros salvajes y los papás brillantes y mantecosos, como marranos gordos...).

Toda la vida tuvo un modo duro de corregir, lo cual le consiguió muchos enemigos. Criticaba en forma sarcástica y dura, demasiado directa a la sociedad, a los clérigos poco ortodoxos, a los paganos, y se creó enemistades, a pesar de que todos reconocían sus grandes méritos. No obstante, aunque se dejaba llevar por la indignación, era capaz de sentir enorme ternura y de arrepentirse de sus excesos.


Sobre la historia y uso del Padrenuestro, encontramos que, en cuanto a la oración misma, la versión de San Lucas 11, 2-4, dada por Cristo en respuesta a la solicitud de sus discípulos, difiere en algunos detalles menores de la forma introducida por San Mateo (6,9-15) en medio del Sermón de la Montaña.
San Jerónimo, por una extraña incongruencia, en el Evangelio de San Mateo cambió la palabra preexistente quotidianum por supersubstantialem, pero dejó el término quotidianum en el de San Lucas. San Jerónimo afirmó (Adv. Pelag, III, 15) que "nuestro Señor mismo enseñó a Sus discípulos que diariamente en el Sacrificio de Su Cuerpo ellos deberían enfatizar el decir "Padre Nuestro..., etc".
EL LEÓN:
El león de la historia llegó al monasterio una tarde cuando los monjes escuchaban una lectura de textos sagrados. Al verlo todos se asustaron y corrieron. Pero Jerónimo recibió al animal y vio que cojeaba. Entonces hizo venir a los monjes y entre todos lo atendieran, como si fuera un huésped. El león mostró la pata, y realmente llevaba una espina clavada en la planta. Los monjes extrajeron la espina y le lavaron la pata. El león agradecido se quedó en el monasterio y cuidaba el asno que cargaba la leña. Un día unos mercaderes se robaron el asno, pero el león salió a buscarlo hasta que encontró a los hombres, y dando unos coletazos se lo llevó. Regresó al refugio con el asno y las mercancías de los comerciantes. Los camellos que llevaban la carga fueron bien atendidos. Los mercaderes buscaron el monasterio y al llegar pidieron perdón a los monjes por haber robado el asno. Dejaron aceite en el convento y cada año le enviaban el que fuera necesario. Esta historia se le adjudica a San Jerónimo, aunque en realidad corresponde a San Gerásimo.
En todo caso, el león representa la fortaleza del cuerpo y el espíritu de Jerónimo, pues gracias a ellos pudo enfrentar las tentaciones y defender la fe cristiana.


FINAL:
Los restos del santo fueron trasladados a la iglesia de Santa María la Mayor en Roma en el siglo trece.
Jerónimo fue envidiado y admirado.
Muchos han interpretado su imagen, entre ellos los pintores Lucas Cranach "Viejo", Bartolomeo Montagna, Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos, Leonardo Da Vinci, Francisco de Zurbarán, Diego de Ribera, Peter Paul Rubens.

JERÓNIMO, EL LEÓN DE DALMACIA
«Dilexit Ecclesiam» (amó a la Iglesia).


Hay una anécdota referente a cierta ocasión en la que el Papa Sixto V cuando vio un cuadro donde pintan a San Jerónimo dándose golpes de pecho con una piedra, exclamó: "¡Menos mal que te golpeaste duramente y bien arrepentido, porque si no hubiera sido por esos golpes y por ese arrepentimiento, la Iglesia nunca te habría declarado santo, porque eras muy duro en tu modo de corregir!".

El profeta Miqueas escribió: "Y tú, Belén Efrata, pequeño entre las familias de Judá, de ti saldrá el que ha de ser el Señor de Israel, y cuyo origen es antiguo e inmemorial...

Belén, Beit-Lehem en hebreo, significa "casa del pan". Efrata, fructífera.

En la región hay muchas cuevas donde se refugian pastores y beduinos. Y la gruta donde nació Jesús. Belén es la tierra del dios de la naturaleza, de Jerónimo, del león... Es la tierra de la Biblia en su nueva lengua.
PENDIENTE
 
BARRIOS DE PATIVILCA (FIESTAS)
- JR. BOLIVAR
- JR. SAN MARTIN
- PASAJE ANTERO ROSADIO
- PASAJE EL CARMEN (VIRGEN DEL CARMEN)
- CALLE MANUEL AREVALO
- CHANANA
- CALLE INDALECIO PAZ
- CALLE INDEPENDENCIA
- CALLE SAN JERONIMO
- BARRIO EL PORVENIR (SANTA ANA)
- BARRIO BUENOS AIRES (LA CRUZ)
- BARRIO SINAMOS
- AA.HH VICTOR RAUL HAYA DE LA TORRE
- AA.HH SANTA ROSA DE LIMA(SANTA ROSA LIMA)
- AA.HH NUEVO PARAISO
- BARRIO LAS MERCEDES (VIRGEN DE LAS MERCEDES)
- ANEXO GALPON
- ANEXO MILAGRO
- ANEXO PUENTE BOLIVAR
- ANEXO UPACA
- ANEXO CAÑADA
- ANEXO HUAYTO
- ANEXO CARAQUEÑO
- ANEXO OTOPONGO
Escríbeme
Me interesa tu opinión